Blogia
Desde mi infierno

Irrealismo VII

Desierto en un desierto es mi desierto.

Desierto en un desierto es mi desierto.

---oOo---

Mis aguas rojas

 


"Tú que buscas el agua que corre transparente

no has de beber mis aguas rojas."

José Hierro

Me fue imposible en esa estancia, herida

por viejos libros que hablan, no ser verso,

no ser estrofa triste cuando tanto

pesar sentí por la palabra nunca.

Me fue imposible huir de tan inmensa

cárcel abierta edificada en mí.

Allí sí hallé refugio en mis nostalgias

y fuentes de aguas claras que beber.

Pero ahora, no existen ni porqués

ni cuándos; sólo un cúmulo de anhelos

amparado en mis aguas rojas; tierna

tormenta de adjetivos que encadena

deteniendo a mis manos en el tiempo,

otoñándose en lasos versos blancos

y espirados por fieles vientos vanos.

 

Cada vez que mi voz se vuelve azul

y escindo en llantos que en mis aguas rojas

vierto, consciente del empeño inútil

en que consiste disidir del sueño

que me abriga y me breza entre sus brazos,

recuerdo aquel lugar de pesadumbre

y me sumo a su mágica belleza.

No obstante, intento huir y no ser verso

sino ser parte de perdidas pausas

tornándome en cesuras; de silencios

que encabalguen estrofas con estrofas;

de la página en blanco que separa

esto que siento y que no soy -poeta-;

y ser parte del tiempo y su sustancia

para poder vaciar de mí dolientes

palabras en los versos del poema

inmerso en la persona que me encierra.

 

_______________________

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Efímeras palabras...

Efímeras palabras...

---oOo---

Las mías sin aroma

"Tú que hueles la flor de la bella palabra

acaso no comprendas las mías sin aroma."

José Hierro

 

No son palabras sino arenas secas

del desierto de tiempo en que consisto,

agua alegre que pudre la clepsidra

triste de la esperanza que no tengo

y aire negro que envuelve lo que soy,

sólo voz -mi sentido más oculto-,

la que clama rogando una verdad

que sostenga a la imagen que presiento.

 

No son palabras sino espinas secas

lindando la sutil orilla azul

de un poema; frontera que separa

jirones de gemidos -mis silencios

y gritos más profundos- que derramo

en papeles mojados con tristeza.

 

No son palabras sino puertas que abren

estancias hacia dentro de sí mismas

descubriendo la luz que de mí escapa;

y canceles que encierran, entre herrajes

forjados con mi tiempo en esta fragua

que lentamente enciendo en mi conciencia,

humildes pensamientos ya gastados

por mi mano apagada y disidente.

 

No son palabras sino rosas muertas,

rosas que ya no huelen. Pero rosas.

 

___________________________

Tantas cosas fueron mis manos...

Tantas cosas fueron mis manos...

---oOo---

Campos de batallas

Fueron: el mar de angustia que abrigaba

en la piel de sus cunas estos pecios

vestidos de palabra, meros náufragos

flotando en un papel en blanco y negro

(desolación cuando la noche ardía

con fanales de barcos derrotados);

arenas derramadas, yermos páramos

sembrados de poemas ya vencidos,

de armaduras que el cuervo no comprende

(desolación cuando la niebla añil

tañía con mi grito mis silencios);

timón de mi derrota al navegarte

-con temporal en popa- mar adentro

(desolación cuando te vas sin beso).

 

Mis manos fueron campos de batallas

manchadas con mi verbo azul vencido.

 

____________________

El deseo de ir a de donde vengo...

El deseo de ir a de donde vengo...

---oOo---

Al oeste del este del edén

Igual que un pecio, vivo en mi tristeza

inventada,  encallado en la agonía

del abrazo profundo que me hundió.

Recorro lentamente cada llaga

abierta que en las aguas me sumieron

y las reparo con mis torpes versos.

Con ser pecio me basto, aun varado

en la arena que soy. Serán mis manos

el viento que me empuje y me derive

sorteando arrecifes que resguardan

mis silencios, brindándome metáforas

para una nueva huida escrita -amarga

como las amapolas- desde un mar

de palabras de nadie, inhabitado,

que ocupa, por completo, a quien no soy.

 

__________________________

Espinas como poemas o poemas como espinas.

Espinas como poemas o poemas como espinas.

---oOo---

Espina

Que en soledad -me dices- es cuando el tiempo fluye

y se esparce más lento; que crecen las cenizas

borrando toda huella que guía al pie inseguro;

que así es fácil vivir dejando derramar

de tus manos la arena del tiempo que ha sobrado

al desierto sembrado de trágicos momentos,

de mágicos poemas; que en soledad navegan

desamparadamente en su inútil balandra

versos a la deriva llovidos por los llantos

ocultos en tormentas de lágrimas futuras.

 

Pero yo, en soledad, intento comprender

lo sutil de un suspiro, la verdad de mi aliento

(la esencia de mi llanto). Pretendo recoger

el tiempo acristalado en mis manos tendidas

que no poseen nada, tan sólo cicatrices

de heridas que dejaron espinas de otro tiempo.

La soledad me embarga con su olor a tristeza,

el mismo aroma azul que emana de una rosa

marchita y derramada en el inmenso mar

de enhiestas amapolas; y me enseña quién soy.

 

_____________________________

Derrota...

Derrota...

---oOo---

Poema en mí menor sostenido

Yo soy un pecio en arenas de esperas, de estancias borradas, bañadas por mares y nieblas de azúcares agrios y sólo por mí habitadas.

Yo soy un pecio llovido por llantos que le hablan de cielos y vientos solanos, llovido por frases sin verbos, por versos sin para, por lluvias de oscuras estrellas en noches muy claras.

Yo soy un pecio que tiene en sus cartas grabadas las cruces que avisan de un cofre pensado carente de herrajes que guarda en su adentro a un hombre que fui -la persona que soy- y no sé si, tal vez, al que forje el mañana.

Yo soy un pecio gastado, impasible al terrible pasar de mi tiempo, de un tiempo que atrasa.

Yo soy un pecio que tiene en cubierta clavado un fanal, que se alumbra a sí mismo y descubre el lugar asolado por donde se asoman verdades perdidas, mojadas por el manantial que con tinta de mar va angostando con miedos montañas soñadas.

Yo soy el pecio trazado en un mapa que no hay, en un mapa invisible, ataúd que deriva en mi mar imposible, botella encorchada con trapos de angustias deseando que un náufrago encuentre la forma de abrirla y, cual genio de cuentos -de cuentos sin hadas-, salir a llenarme de mar y poder escapar de la nada.

 

_____________

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Siempre la mar...

Siempre la mar...

---oOo---

La mar como pretexto

Y encontraré en el mar lo que me falta.

 Carlos Edmundo de Ory

Para saber quién soy, vuelvo a ti, mar,

al rumor de tus olas que apacigua

el conticinio del que tanto temo

su silencio sutil y disidente.

 

Para saber quién soy, a ti regreso

buscando en tu agua lágrimas remotas

del hombre que en mí habita y desconozco,

cuyo llanto me turba y no comprendo.

 

Y es que tú, mar, con tu vaivén sonoro

y acompasado, brindas con tu música

el sustento que le hace florecer

 

como una rosa en medio del invierno

triste que soy; y me ayuda, con palabras,

a vestir con mi voz su llanto humilde.

 

_____________________

En la seguridad de las cadenas...

En la seguridad de las cadenas...

---oOo---

El mito de la caverna

Bebí de aquellas sombras prodigiosas

con talante de astroso sin talento.

Edifiqué verdades con mi aliento

y cavé con mis manos temblorosas,

en mi suelo inventado, tantas fosas

como sombras pensó mi pensamiento.

 

Derramé en mi pared el fundamento

de lo que vive y da vida a las cosas.

 

Bebiendo de este mar que se proyecta

en el muro de libros que ya he visto,

me encuentro una verdad de edad que afecta

tanto a mí como al hombre en que consisto;

una verdad prosaica, sucia. Abyecta.

 

Ni sabiéndome sombra sé que existo.

 

__________________

Es mía mi agonía.

Es mía mi agonía.

---oOo---

Crucifixión

Porque en la diestra que te escribe ahora

me has clavado tu clavo -el que en la fragua

a golpe de cincel y de conciencia

para mí moldeaste con mis versos-,

desnudo me presento con dos nuevos:

el uno para mi otra mano; el otro

para mis pies, que la lanzada azul

en mi costado ya me la doy yo.

 

_____________________________

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Uno y trino.

Uno y trino.

---oOo---

Collage de herramientas

 

"En poesía se puede hacer de todo.

Desde Dios a los macarrones."

José Hierro

 

Me siento en mi tristeza. Los candiles

dejan de iluminar si mi pasión

se centra en el candor de la candela.

La tuya, tiende manos que regresan

a lo que soy, a ti, adentro. Triste.

 

"El verbo de los poetas, como el de los santos,

no requiere descifrarse por la gramática para

mover almas. Su esencia es el milagro musical."

Valle-Inclán

 

Se esparcen los espacios y el tiempo se detiene.

Al temible compás, los duendes danzan

sobre un sembrado de ceniza y rosas.

Lentamente otra noche se escurre entre mis dedos

sembrando la comuna en donde vivo solo.

 

"Y hay barcos que buscan ser mirados

para poder hundirse tranquilos."

Federico García Lorca

 

No digo nunca nada que no sienta,

y nunca siento nada de lo escrito.

Nada sirve de nada si no contemplas cómo

en el poema yo me voy hundiendo.

 

__________________________________

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres