Blogia
Desde mi infierno

Irrealismo IV

Mi cuna

Mi cuna

  

---oOo---

Madrugada en la playa de Tarifa 

Hay voces que ni puedo describir:

la muda de la mar del ahogado,

la que gritan los ojos ante el hambre,

la que clama en la sed, la de la sangre

vertida, la del tiempo detenido,

la que por dentro tanto me pregunta

por qué te sigo amando tanto; tanto.

                             

________________________

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Buscando, siempre buscando...

Buscando, siempre buscando...

      

---oOo--- 

El camino más  largo

I

(Lo pensado y sentido)

 


De mis manos bebieron mi tristeza

los pájaros. Sembré de asombro versos

que acallaron sus cantos. Me entretuve

en las flores que vi color amargo.

 

Ya no tiene remedio, me deshago

en harapos. El punto sin retorno

ya lo he sobrepasado. No debí

haber seguido este sendero aciago,

ni inventado poemas con lo que he

derramado. Y, ahora sin aliento,

ahora dime qué hago con mi tiempo

invertido; cansado; y agotado.

 

II

(Lo cantado y gastado)


De mis manos bebieron

mi tristeza los pájaros.

Sembré de asombro versos

que acallaron sus cantos.

Me entretuve en las flores

que vi color amargo.

 

Ya no tiene remedio,

me deshago en harapos.

El punto sin retorno

ya lo he sobrepasado.

No debí haber seguido

este sendero aciago,

ni inventado poemas

con lo que he derramado.

Y, ahora sin aliento,

ahora dime qué hago

con mi tiempo invertido;

cansado; y agotado.

 

_____________________

 

Nadie eres tú

Nadie eres tú

---oOo---

          

Tres hojas

 

                                 

“...una hoja cuya rama no existe..."
Luis Cernuda 


 

Ser una hoja que cae de una rama

que no existe, que lenta va buscando

un suelo fugitivo, y observada

por unos ojos que no ven. O ser

una hoja transparentemente escrita

con versos emanados desde adentro,

de un libro que no existe del poeta

que me inventa -o que tal vez yo me invento-.

O ser la hoja afilada del alfanje

que me cercena en llantos los sentidos

convertida en el lápiz de las lágrimas

que conmueven calladamente a nadie.

                            

______________________________

No me pienses. No me sientas...

No me pienses. No me sientas...

---oOo---

Casandra

   

"...Escribamos hileras de versos bien pautados

y, de pronto, uno torpe, mal medido,

como si fuera un descuido..."

Gabriel Celaya 


La poesía fue dolor adentro

y heridas en la punta de los dedos

de tanto darle nombre a las palabras.

Después derrota y rumbo al eco azul

de unas voces que nunca me abrigaron,

deviniendo a mi pérdida en mi sueño.

A veces campos de amapolas grises

sobre el cantil del miedo soleado;

otras, pétalos secos de la flor

que la melancolía me deshoja,

con sus manos de otoño, en primavera.

Bajo esta fría espera de cemento,

pese a su compañía, desamparo

derramado de entre mis labios trémulos

en mi propio desierto de ceniza.

Y hoy, desaliento en soledad descrito

en  poemas que nunca serán nada.

                                      

_________________

Silencio soy

Silencio soy

 

---oOo---

Debajo de este instante 

Debajo de este instante siento el peso

 de una tormenta que me lleva a puerto

equivocado –no se puede el tiempo

medir ni en meses ni estaciones ni años

sino en tormentas de tormentos blancos-.

Con mis manos de barro tierno alzadas

intento sostenerla en vano. Nada

puede evitar que se me vierta encima

cegando a mis palabras con el cieno

que en mi silencio el tiempo ha transformado.

Y es que el tiempo me pesa al encerrarme

entre mis propios labios tan turbados.

Silencio soy, palabras desleídas

de mis manos.

                           Después vendrá la calma;

la forma con la forma de contar

lo que aún no ha pasado; y mi descanso.

                                   

_____________________

 

Quién ese espantapájaros siniestro; qué pájaros espanta; qué adjetivos.

Quién ese espantapájaros siniestro;       qué pájaros espanta; qué adjetivos.

 

---oOo---

      

 Crisis de identidad 

 

"La poesía es la distancia

más corta entre dos espíritus." 

José Hierro.

Definitivamente, asumiré

 que alguien me habita, irremediablemente,

que desconozco y que me vive entero.

Asumiré definitivamente

que no soy solo. Pero quién recuerda,

quién rememora la primera vez

que se le reveló, al leerlo, un libro;

quién con palabras en lacinias de agua

se obstina en anegar el espejismo

incierto en las arenas de la espera;

quién con semblante de espantajo asiste

con lágrimas a pájaros sedientos,

y con el trigo negro de sus manos

a los cuervos del tiempo que no queda.

                  

Quién del recuerdo escribe este poema

y de letras lo viste oscureciéndolo.

                      

___________________________

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Y ahora me sonríe...

Y ahora me sonríe...

---oOo---

 

Morituri consequi

 

                       

Busco aquella palabra

que al verso sea igual

que al oído el silencio.

                            

Y no la encuentro.

                

                       Busco

la página borrada

por el paso exorable

del tiempo, donde un día fui soñado

por la tinta que soy

-hoy no son más que letras que se esparcen

por el suelo como hojas otoñales

del árbol viejo y seco del silencio-.

 

Y no la encuentro.

               

 

                                 Busco

los vapores del aire que abrazaron

mis palabras, llevándoselas, otra vez, para adentro,

huyéndome; hacia dentro.

                      

                                              Y los encuentro.

                      

Lo que duela el morir buscando es lo de menos.

                         

Si escribo es porque vivo en este y de este reino

cada vez que mi sueño es de un despierto

                       

-cada vez que mi sueño es más desierto-.

                           

_____________________________

Desde el infierno

Desde el infierno

---oOo---

Tus versos rotos

 

"...el infierno soy yo."

Ángeles Mora 

De la tremenda herida de tu pluma

brota tu último aliento ensangrentado

que tus manos reciclan de mi voz

rompiendo este silencio de humo pálido.

Hoy tu palabra es ya pasado -tiempo

yerto- que no conozco cuando la hablo

con labios temblorosos por mis miedos;

lágrima destrozada; desamparo

y llanto. Este papel, tu sepultura

actual. Y este poema tu sudario.

        

Hoy se han roto tus versos. Y mi tiempo

han mis manos al suelo derramado.

        

¿No me van a doler tus versos rotos

si hasta mi poesía me hace daño?

          

______________

También aquí se equivocó tu Dios

También aquí se equivocó tu Dios

---oOo---

 

Seroja de memoria

 

 

Estos días azules y este sol de la infancia…

 

Antonio Machado.

 

 

No sé por qué está escrito que eres polvo

 

si en verdad eres agua que con tu óbito

 

se sublima y condensa en mi tristeza

 

al ver que caes en parva seca y no

 

la reverdeces. Y como hojas mustias

 

que entre páginas guardo junto a líneas

 

que cantan “para no olvidar el bello

 

instante que me acabas de otorgar,

 

entre las rosas de este libro guardo

 

la seroja caída de tus manos

 

en mis manos con llanto tembloroso”,

 

marchito está también aquel momento

 

que ni puedo ni quiero recordar

 

(y es que el agua que soy –mi soledad-

 

se va perdiendo inexorablemente

 

para caer en pasto seco y yermo).

 

     

 

Si no fuera por este día azul

 

y este sol de mi infancia evaporada

 

no hubiera mi palabra del papel

 

surgido y, sola, escrito este poema.

 

       

_________

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

De una conversación con Gustavo

De una conversación con Gustavo

---oOo---

Apostasía

(Como sé que te gustan los silencios 

 déjame a mí primero explicarme)   


Pues aunque no hay duda de que existe Dios,

no estaremos plenamente seguros

si no salimos antes de su infierno.

Gaspar Moisés Gómez

 

Mucho tiempo hace ya que estoy viviendo

la muerte de otros y muriendo solo

 mi propia vida amargamente lenta.

 No digo que haya sido inútil todo

 lo vivido (de todo, sólo queda   

 aquello transformado en puro instinto), 

 digo que me interesa poco aquellos 

 años de juventud pasados y otros 

 de temperada madurez, de infancia, 

 más que vacía, inexistente.

 

                                                   Nada  

 de lo sentido me interesa -sé 

 que sólo son palabras mal escritas 

 sobre símbolos grises de tristeza-.   

                              

 

 

 Pero hoy la he visto.

                                      Yo también la he visto. 

 La he visto y me ha mirado.

                                                  A mí. 

                                                             También.   

                                     

 

 

Hoy sí que ya no creo en Dios.

                                                       Tu Dios.

                                       

_______________

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres