Blogia
Desde mi infierno

El último poema de este libro

El último poema de este libro

---oOo---

De lo irreal a lo real

La meta es el olvido.

Yo he llegado antes.

Jorge Luis Borges.

Imagina un otoño con vestido

gris envuelto en su manto de tormenta.

Imagíname a mí. Imagina un sol

terminado,  sin tiempo, sin papel

donde escribirse, sin palabras nuevas

que gobiernen la luz que iluminaba

el lápiz de mis huidas. Imagina

un poeta que, muerto en vida, sufre

de soledad suicida sin la música

que antaño acompañaba con sus versos

lo que cualquier poeta siente dentro.

Imagina la mano del amor

gastada, polvo, arenas que se esparcen

en alta mar y, enteras, se diluyen.

Imagina las lágrimas que quedan

vertidas en desiertos inventados

-en la mar las arenas de la espera;

lágrimas en desiertos inventados-.

Imagina que soy como el revés

completo, que no siento lo que escribo

ni escribo lo que siento por problemas

de intendencia. Imagíname aburrido,

vencido en la batalla de mis letras.

   

Imagina apagada mi poesía.

  

Pero de vez en cuando miro atrás

y me veo escribiendo lo que soy,

trenzando esas palabras que me salvan

a la vez que al poema que me puede.

No puedo remediarlo. Sigo haciendo

de lo que soy mis versos aun sabiendo

que consumado y consumido son

similares conceptos en poetas

mudos, en los que ven en todo verso

un empezar de nuevo, un nacimiento

con su duelo de parto, con su llanto,

y con la desnudez de hombre sencillo.

 

Horas, pasos, dolor; y mis palabras.

 

No lo creo. No creo que la meta

sea el olvido, sino el no existir.

Y yo no existo. Ya he llegado. Antes.

    

________________

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres